BUENOS DÍAS

Buenos días a los despiertos
y felices sueños a los dormidos.

Tendremos tiempo en este nuevo día
....Buen tiempo....,mal tiempo....

Veinticuatro posibles horas de felicidad...
Veinticuatro imposibles horas de dolor.

A todos y...de todos modos......
Buenos días

domingo, 4 de enero de 2009

2 comentarios:

Kimbertrancanut dijo...

Buenos días Ro, llegué hasta aquí y sobrevolé por tus letras impregnadas de inquietudes...me gusta, amiga...Espero andar contigo este camino literario...Abrazos florales (creo que te gustan las flores)

Dana dijo...

muy bonito lo que escribes

Ensayos

De momento ensayando.


LA REALIDAD INMINENTE ,
la que se acerca sin dar aviso.
La que en ocasiones de lujo vital,
se asoma descarada

con sus
harapos de dias festivos,
los más auténticos vestidos de fiesta,
de sorprendentes
bellezas desnudas.

La realidad,
la que te marca los labios...
hoy de sonrisas, mañana ,quizás,
de la amargura indolente masticada
con dolor.

Carnaval de Venecia
entre pasarelas de hombres, mujeres y niños
que deambulando en pasillos largos,
largos, inacabables deslizan
sus modelos vitales por las alfombras invisibles
de una peste que rebusca
entre contenedores,
entre sus más espléndidos
abandonos introvertidos
la forma y manera
de acabar
con su verdadera esencia.
Decoradora de interiores ,
otorga la careta que llevarán
en su futura mascarada a través de todos,todos
y muchos espacios temporales
atravesando el Eón eterno
imperecedero de sus vidas.



2- PERMÍTEME UN BESO y te diré
a qué saben las auroras
bajo las caricias de un amor
de tiempos sin nombre
y sin espectativas.

Permíteme un silencio,
arropada de luces y miedos nocturnos
atrapada entre sueños de especies sonámbulas
que orbitan y merodean invocando
mis aspectos planetarios
hoy de miel...y mañana
oscilantes teñidos
entre blancos jazmines
péndulos solitarios de mis duelos.

Permíteme una duda,
en mi frente se arrugan
las cuestiones más infranqueables
del corazón y de la mente,
anto sagrado de impertérritos transeúntes
escoltados entre las marañas
de unas nubes
que con su linaje color verde olivo
nos atrapan en sus redes
auscultando corazones
y alentando cirujías.

Permíteme mi voz sin sentido,
que mis palabras son hierbas crecidas en el camino...
vereda que se pierde
entre los bellos olvidos
de mis ojos tan amantes
y los tuyos tan queridos.

Permíteme la herida
Permíteme un silencio
Permíteme....

.